La noche del 28 de septiembre, y como cierre de la parte expositiva del evento, tendrá lugar la Espicha de Hermandad para los participantes, que se realizará en un llagar xixonés y que dado el carácter desenfadado e informal que es propio de una espicha, tendrá como objeto el afianzamiento de las relaciones establecidas en los eventos previos y, cómo no, el conocimiento y disfrute de la sidra natural asturiana en su forma más popular y tradicional.